Cómo funciona un motor de explosión tradicional

como funciona un motor de explosión tradicionalComprender el cómo es el funcionamiento de un motor de explosión, a priori, puede parecer algo realmente complejo. Pero se puede explicar esquemáticamente para que su comprensión sea más sencilla.

Las principales partes de un motor de combustión interna son: el distribuidor de encendido, la bujía, el carburador, el cigüeñal, las válvulas de admisión, la biela, el émbolo y la cámara de explosión.

Dentro de la cámara de explosión podemos ver un pistón que se desplaza abajo y arriba. A éste émbolo va unida la biela que transmite el movimiento lineal al cigüeñal, que lo transforma en circular.

Éste último, mediante un sistema de transmisión traspasa el movimiento a dónde se considere oportuno; ya sea las ruedas de un automóvil, una motocicleta, una hélice de avión o barco, etc.

Para que el pistón se mueva es necesario que en la cámara de explosión se introduzca, mediante las válvulas de admisión de entrada, cierta cantidad de una mezcla de combustible y aire. Dicha mezcla es inflamada por las bujías.

Para poder producirse una chispa, la bujía tiene que ser “encendida” o recibir electricidad desde una batería o de un alternador. Dicha corriente eléctrica es gestionada por un distribuidor.

El mecanismo que se encarga de realizar la mezcla anteriormente mencionada se denomina carburador. Este elemento es alimentado de gasolina desde un depósito.

Por tanto, al entrar explotar la mezcla inflamable, se provoca un rápido empuje del pistón hacia abajo que hace girar el cigüeñal. Y por inercia, éste vuelve a subirlo, repitiéndose el proceso de nuevo.

Cómo se lubrifica y enfría el motor de explosión

Para poder funcionar, un motor —cualquiera que sea su especie— necesita que todas las piezas móviles se deslicen con suavidad, es decir, que estén lubrificadas.

Debajo del motor del automóvil existe un recipiente que contiene aceite, el cual es aspirado por una bomba e introducido a presión en todas las partes del motor. Aparte el hecho de exigir una lubrificación constante, el motor necesita ser enfriado sistemáticamente.

Puede refrigerarse por medio de aire, o bien de agua. El sistema por aire está basado en la introducción forzada del aire exterior alrededor del cilindro dotado de aletas, y en sistemas de eliminación del calor excesivo que sería demasiado prolijo describir. La refrigeración por agua se obtiene haciendo circular el agua del radiador por la camisa de los cilindros.

El radiador desarrolla la labor de enfriar el agua antes y después de su entrada en el motor. Para facilitar la operación, se coloca junto al radiador un ventilador movido por la misma fuerza del motor. En invierno se utiliza un anticongelante, y en los circuitos llamados cerrados se introduce un líquido especial.

Cómo funciona el diferencial del automóvil

Cuando el automóvil efectúa una curva, las ruedas interiores recorren, con respecto a la curva, un trayecto inferior al de las exteriores. Es necesario, por tanto, que las ruedas motrices puedan girar a distinta velocidad.

Esta es la labor que desarrolla el diferencial, integrado por una serie de engranajes que, aun cuando siguen transmitiendo el impulso del motor a las ruedas, lo distribuyen de un modo distinto entre ellas.

El diferencial está compuesto de un puente y de los engranajes. Del puente forman parte el piñón, que es un engranaje conectado al árbol de transmisión, y la corona, es decir, un engranaje de mayor tamaño fijado al eje de las ruedas. A la corona se hallan ajustados una serie de engranajes que constituyen el diferencial propiamente dicho.

Cuándo se inventó el motor de explosión

Uno de los inventos que nació bajo el signo del éxito fue el del motor de explosión. En los últimos decenios del siglo XIX se habían sucedido numerosos Intentos destinados a la puesta a punto de un motor de esta clase.

Gracias, sobre todo, a los estudios de Lenoir, Schmidt, Beau de Rochas y Daimler, nació el motor de explosión, verdadero padre de los millones de vehículos que hoy circulan por las calles y carreteras del mundo, sirviéndose todos ellos del mismo ingenio para su propulsión.

El petróleo fue utilizado inmediatamente en el nuevo motor. Si hoy llegara a faltar este precioso líquido, cesaría instantáneamente buena parte de la actividad humana.

Por este motivo, el hallazgo de nuevos yacimientos de petróleo constituye actualmente un problema que los automóviles y combustibles para los aviones, gases licuados como el butano y el propano, gasoil para motores diesel y nafta, utilizada también para la calefacción.

Los yacimientos petrolíferos se hallan distribuidos muy irregularmente sobre la superficie terrestre, razón por la cual se hace necesario transportar el crudo con distintos medios. Los más corrientes son las autocisternas, los petroleros y los oleoductos.

Los oleoductos son los más nuevos, pero es probable que experimenten un gran desarrollo en el futuro, pues constituyen el medio de transporte más práctico y rápido.

Hace muy pocos decenios se descubrieron también los yacimientos de gas metano, que se utiliza tanto para usos domésticos como en calefacción.

Si te gustan las curiosidades, te recomendamos la lectura de:

Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *